La brecha de jugadores profesionales de Hearthstone continúa goteando añadiendo al streamer Adrian “Lifecoach” Koy a esa fuga.

 

Koy es conocido por su enfoque analítico ya que  muchas veces se le veía haciendo números y viendo probabilidades como buen ex jugador profesional de póker, ha llegado a ganar más de 130K $ en torneos de Hearthstone, estuvo explicado ayer en un video el porque de su decisión.

 

En resumidas cuentas hace una comparación entre el Gwent, juego de cartas de The Witcher y el Hearthstone y como el primero escucha y se adapta a la escena competitiva y el juego de Blizzard no. Y aunque Blizzard ha intentado abordar el actual metagame centrándose en cartas como Patch el Pirata, parece que esto ha sido más una tirita que un arreglo de verdad. El problema se centra, según Koy, en la retirada gradual de combos en el juego.

 

Estrategias como la de las barajas de los parroquianos lúgubres, que usa la habilidad especial de la carta para llenar el tapete de esbirros con posibilidad de hacer un “Push” para ganar o el gigante fundido, carta básica del brujo, reduciendo su efectividad tanto que ya no es viable para ninguna baraja. A esto Koy añade que si una nueva habilidad vistosa es añadida y cambia el meta del juego de manera que no se esperan tiende a ser eliminado.

 

Y aunque las palabras de Koy parezcan dramáticas, no hay duda que la última expansión de hearthstone ha dañado el meta del juego haciendo solo viables las barajas de aggro de guerrero o shaman, o las Reno y con eso es difícil ser competitivo. Este año, Año del Mamut, Blizzard ha prometido abordar estos problemas y evolucionar hacia un meta mucho más “saludable”. Esperemos que así sea.

 

Veremos a ver como lo hace Koy con el Gwent, pero seguro que será muy competitivo, como siempre lo ha sido.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here